https://anamartin.es/wp-content/uploads/2018/10/Kinesiología-500x600.jpg

Kinesiología

La KINESOLOGÍA Holística, es tanto un método de diagnóstico como de tratamiento. Se basa en la respuesta muscular del organismo, ante una serie de provocadores y de mudras. Esta respuesta muscular nos hace llegar tanto a la dolencia que padece el animal como a la forma de restablecer su equilibrio. Es un método muy útil, efectivo y profundo que nos simplifica mucho el trabajo para saber que le pasa al animal. Podemos entrar a nivel  físico, químico, emocional, energético, chacras y sutil.  La medicina alopática puede trabajar a nivel físico y químico, pero no a los otros niveles. En muchas ocasiones solo atendiendo el sutil los chacras o el nivel energético podemos solucionar el problema que presenta el animal. Con la Kinesológía holística, podemos ver si el animal tiene infecciones bacterianas, víricas, parasitarias o fúngicas y con el par biomagnético y estimulación del sistema inmune llegar a la curación. Todas estas terapias son inocuas y sin efectos nocivos para el animal.También lo que permite la kinesología holística es hacer una dieta individualizada, podemos testar cada uno de los alimentos para saber si le son beneficiosos o no, de la misma manera lo podemos hacer con los complementos alimenticios o cualquier tipo de medicación.

Mediante mudras y provocadores, podemos ver si hay órganos de nuestro animal que están afectados. Sin necesidad de análisis podemos chequearlo y ver que es lo que necesita para restablecer su buen funcionamiento.

Lo primero que hacemos en una sesión de Kinesología es ver en que indice esta nuestro animal. Esto nos permite saber el  grado de salud o enfermedad en el que se encuentra. Lo medimos  del 1 al 4, siendo el 1 un estado más saludable y el 4 un estado más avanzado de la enfermedad. Una vez terminamos la sesión habiendo encontrado el tratamiento adecuado, podemos comprobar que el estado de salud del animal tomando los remedios que hemos escogido, ha mejorado, midiendo de nuevo los indices. 

 Esto es algo que solo con la kinesología podemos verificarlo. Muchos medicamentos pueden mejorar un síntoma y a pesar de ello perjudicar la salud global del animal. Esto es el caso habitual del consumo de medicamentos alopáticos, que mejoran los síntomas pero agravamos la patología del animal. Por ejemplo aliviamos el picor pero podemos producir un Cushing, o mejoramos el dolor articular pero podemos producir una enfermedad renal.