150 conejos libres en una finca. Tenían la peculiaridad de que morían corriendo y de golpe sin ningún otro síntoma.