http://anamartin.es/wp-content/uploads/2018/10/Homeopatia-500x600.jpg

Homeopatía

La HOMEOPATÍA fue creada entre 1790 y 1843 por un médico y químico llamado Samuel Hahnemann.Está basada en la teoría de los semejantes. Curar con el similar, no con el contrario. Homeopatía proviene del Griego homoios (semejante) y phatos(enfermedad) semejante a la enfermedad. Esto fue utilizado ya con Paracelso en el Siglo XVI.
Hahnemann provocó patogenesias con distintas drogas. Phatos (enfermedad) génesis (producción); esto es enfermedades artificiales en individuos sanos. Así Hahnemann conoció el poder que tenían las distintas sustancias, para luego convertirlas en remedios sanadores. Una vez que conocía, que es lo que provocaba la sustancia, la diluía y la dinamizaba.

Primero diluía la sustancia, con ello atenuaba los síntomas que producía el producto hasta su desaparición.  Después la dinamizaba, con ello potenciaba la energía que llevaba en sí el producto y aumentaba su poder de curación. El poder curativo de los remedios homeopáticos, depende de su propiedad patogenética, o sea la capacidad de provocar síntomas semejantes a la enfermedad a tratar, pero superior en fuerza a la enfermedad clínica, para así poder desplazarla. La intensidad con que se produce la enfermedad artificial con el remedio homeopático, depende de la dilución y frecuencia a la que lo administremos. Energía Vital: Es la energía que hace que un ser esté en armonía y equilibrio con su entorno, cuando hay alguna alteración  en la energía vital, el animal enferma. Esta energía vital de cada uno, está en armonía con la dinámica energética universal.

La Homeopatía actúa a nivel energético, cuanto más diluido esté el remedio, más energía y menos materia tendrá. A partir de la 15 CH ya no hay materia, sólo hay energía. En enfermedades crónicas,  la homeopatía va curando, de los síntomas más recientes a los más antiguos en el tiempo. Primero cura los síntomas más internos y luego los más externos (decimos que cura de dentro a fuera). Mejoran primero los síntomas mentales, miedos, fobias, dependencias…  luego los síntomas metabólicos, orgánicos y por último los locales, piel, articulaciones… es decir curamos de lo causal a lo sintomático. La forma en la que va evolucionando el animal nos guía para saber si vamos por buen camino en la curación. La homeopatía en veterinaria tiene aplicaciones tanto a nivel individual, como colectivo o en ganadería. En los animales de abasto, no deja ningún residuo en la carne ni en la leche. Es la medicina que se utiliza para la ganadería ecológica. Tampoco produce dopping en animales de competición (galgos, équidos…) ya que tampoco deja residuos en sangre ni orina.